miércoles, 17 de septiembre de 2014

MI PERCEPCIÓN DE LA VIDA Y OBRA DE LAS MADRES TERESA TODA Y TERESA GUASCH


En mi rol de mujer, madre y esposa,vale la pena detenerse un poco, en estos acelerados tiempos y pensar en el significado de la obra de las dos Teresas. Mujeres de espíritu transformador e innovador,en épocas de restricciones y dificultades socio económicas, políticas y hasta religiosas, luchando contra las adversidades, sin perder sus convicciones. Y me pregunto ¿Cómo lograron alcanzar sus sueños y sus propósitos en la vida, manteniendo un espíritu de buena voluntad?

Al reflexionar, intento responder esta pregunta y  resaltan dos valores que hemos extinguido del mundo actual, hasta las madres de familia más abnegadas: la misericordia y la paciencia.
La madre Teresa Toda, con la ayuda de Dios, revierte en misericordia, todo el conjunto de infortunios que padecía. Se resistió a permitir la indiferencia en su vida. Cualquiera de los pequeños huérfanos y abandonados de su entorno, merecían tanta atención y cuidados,  como los que ella le prodigaba a su hija. Eso es misericordia. Puedo percibir también como transmitía esos loables sentimientos a su pequeña Teresa Guasch,con paciencia y perseverancia.Esta dupla de aptitudes o capacidades, asumidas con disposición y seguramente con mucha dificultad, les permitieron saber esperar y comprender los tiempos de Dios, el momento en que Él hace la obra. Eso es paciencia. Eso es perseverancia.

Es inspirador pensar en la trabajo de estas dos mujeres, que con la ayuda de Dios y con mucho esfuerzo lograron sobretodo mantener su esencia y no perder su alma, por el contrario, lograron purificarla.



Rina Puerto

Colegio El Carmen Teresiano, Cúcuta