martes, 4 de febrero de 2014

VENERABLES MADRES TERESA TODA Y TERESA GUASCH

Las Hermanas Carmelitas Teresas de San José reconocemos la santidad de nuestras Madres Fundadoras Teresa Toda y Teresa Guasch. Su vida fue un acto de confianza en Dios, que las llamó a seguirle de cerca. Se destacaron por hacer el bien a todos, especialmente a la niñez y juventud huérfana y abandonada, a las que dedicaron su existencia y la orientación de sus colegios e internados.

Vivieron su vocación religiosa con radicalidad evangélica. Superaron dificultades familiares, sociales y eclesiales con humildad y paciencia. Dedicaron su vida a soñar un mundo y humanidad diferentes, desde la sencillez, la misericordia y la fe – que mueve montañas y centra en el verdadero compromiso cristiano.

Compartimos, con alegría, el reconocimiento eclesial a nuestras Madres Fundadoras Teresa Toda y Teresa Guasch, por haber vivido en grado heroico las virtudes teologales y cardinales.

El Papa Juan Pablo II, el 19 de abril de 2004, en Roma, declaró, pública y oficialmente, la heroicidad de las virtudes cristianas de la Madre Teresa Guasch y Toda. La Iglesia le da el título de “Venerable” desde esa fecha.

El Papa Francisco autorizó en Roma, el 3 de junio de 2013, la promulgación del Decreto que declara la heroicidad de las virtudes cristianas vividas por la Madre Teresa Toda y Juncosa. La Iglesia la reconoce “Venerable” desde esta fecha.


Con toda confianza, podemos acudir a Dios, por intermedio de las Venerables Madres Teresa Toda y Teresa Guasch, y desde su intercesión ante el Señor pedir las gracias y los favores que estemos necesitando.




Podemos utilizar las siguientes oraciones propuestas en la Congregación:
Dios de la alianza eterna, que has suscitado en la Iglesia a la Venerable Madre Teresa Toda para que, desde su experiencia de esposa y madre maltratada y abandonada, fuese testimonio y signo de tu amor esponsal y fiel. Te pedimos que por su ejemplo e intercesión, trabajemos en la reconciliación de los hombres siendo testigos de tu amor en el mundo, y nos concedas la gracia que te pedimos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
Dios del amor y de la vida, en la Venerable Madre Teresa Guasch, que vio amenazada su propia vida antes de nacer, te has revelado un verdadero Padre y nos has dado pruebas de que no abandonas nunca a tus hijos. Te pedimos que con su ejemplo e intercesión, siendo testigos de tu amor en el mundo, construyamos la nueva civilización del amor, y nos concedas la gracia que te pedimos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Por María Jesús Melón, ctsj


1 comentario:

  1. Con "tales" Madres ¿Cómo no seguir sus pasos? : Confianza plena en el amor desbordante de Dios que es Padre-Madre y entrega incondicional a los más indefensos. ¡Proyecto entusiasmante!
    Feliz día del aniversario de los primeros pasos de nuestro Instituto! Felicidades.

    ResponderEliminar