martes, 10 de agosto de 2021

ACOGIENDO Y REFLEJANDO LA VIDA DE LAS VENERABLES MADRES TERESA TODA Y TERESA GUASCH

 



Motivada por la vida de las Madres Teresa Toda y Teresa Guasch y la lucha de sus vidas, su perseverancia y su amor me llevan a afirmar:

Bienaventurado el Silencio que grita Servicio.

Bienaventurada la Cruz que se hace Amor.

Bienaventurada la Humildad que se hace Grande en la Sencillez de la Violeta.

Bienaventurado el Servicio que se dona en el Abrazo al Pobre

Bienaventurado el Caminar de entrega a Dios.

Nidia Angulo, FC Shalom

Bienaventurada eres tú, Teresa Toda, mujer de limpio corazón porque a través de una vida hostil, llena de oscuridad y sufrimiento, supiste descubrir, en las personas y en los acontecimientos, la presencia de Dios amor.

 

Bienaventuradas Madres Teresa Toda y Teresa Guasch, porque sus vidas son un testimonio fehaciente de compasión y misericordia ante el sufrimiento y desamparo de tantas niñas huérfanas y abandonadas.

Hna. Gladys Betty López, FC Israel

Bienaventurados los que caminan tras las huellas de Teresa Toda y Teresa Guasch y sirven a la Iglesia desde los más pequeños.

Bienaventurados los laicos que descubren en los que sufren el rostro misericordioso de Dios Padre.

Bienaventurados los que no escatiman esfuerzos para subir a la CIMA y aprender que a pesar de lo escabroso del camino, siempre se puede llegar.

Hna. Juana Calderón, FC Sarepta

Bienaventurados los huérfanos que fueron acogidos por las Madres Teresa Toda y Teresa Guasch porque de ellos surgirán grandes seres humanos llenos de espiritualidad.

Bienaventuradas las MADRES TERESA TODA Y TERESA GUASCH porque su legado Carisma y Espiritualidad han sido extendidos por el mundo entero a través de sus hijas con sabiduría y misericordia.

Martha Rincón, FC Camino de Emaús

Teresa Toda y Teresa Guasch nos permiten ver en su vida la unión con Cristo a través de la misericordia. Desde el perdón que con amor tuvo Teresa Toda, luego del maltrato ocasionado por su esposo Antonio Guasch, hasta todas las dificultades presentadas para formar su Instituto y tener su casa para las niñas Huérfanas. Dos mujeres laicas que nos permiten evidenciar la fortaleza y tesón para cumplir sus sueños y la entrega total al Señor para abandonarse en Él y permitir que sus promesas sean cumplidas en ellas.  Aprendamos de nuestras Madres Fundadoras, a ser compasivos y misericordiosos con las personas que necesitan de nosotros, a corregir con amor y a siempre confiar en la voluntad de nuestro Señor Jesucristo.

Juan Rubiano y Adriana de Francisco, FC Camino de Emaús

Bienaventuradas las Hermanas Carmelitas Teresas de San José, que siguen el legado de nuestras Madres Fundadoras en trabajo por los más necesitados y desamparados, en los sitios que el Señor las mande.

Bienaventurados los fraternos carmelitanos que, recibiendo el verdadero amor de JESÚS, trabajan en silencio para trasformar el hombre viejo en hombre nuevo, lleno de amor y servicio por el evangelio.

Josefito Sanguino, FC Sarepta

Bienaventurados los que se fortalecen con la vida testimonial de las Dos Teresas porque jamás se derrumbarán.

Nelly Díaz, FC Sarepta

Bienaventurados los que siguen el legado de Teresa Toda y Teresa Guasch porque serán fortalecidos y bendecidos en el servicio al Señor.

Tania, FC Sarepta

Bienaventurados los que participamos del Carisma de Teresa Toda y Teresa Guasch porque nuestros sueños serán realizados.

Silveria, FC Sarepta

Bienaventuradas Madres Teresa Toda y Teresa Guasch ayer, hoy y siempre. Modelos de coherencia en el pensar, sentir y actuar con la doctrina de nuestra fe cristiana y católica.

Mercedes Ramírez, FC Camino de Emaús

Me he sentido bendecida en la recuperación exitosa de mi salud por intermediación de las venerables Teresa Toda y Teresa Guasch, y sintiéndome indigna la recibí. Por ello, a pesar de mis debilidades e incoherencias, quiero lograr algo, que desde que estoy en las fraternidades carmelitanas he buscado, y es hacer bajo la guía de las fundadoras una labor social con niños y adultos, hasta que Dios me lo permita.

Deseo y quiero ser bendecida, en mi vida hasta el fin de mi existencia, por nuestros Patronos: la Virgen del Carmen, San José y Santa Teresa de Jesús.

Nohora Patricia García, FC Israel

La vida es signo de amor. Si seguimos al Padre con alegría, esperanza, afrontando el dolor y sirviendo al Señor, llevamos el legado de las Madres Teresa Toda y Teresa Guasch.

Zoraida Bohórquez, FC Shalom

 

Las Venerables Madres Teresa Toda y Teresa Guasch son bienaventuradas

 

 

Las Venerables Madres

Teresa Toda y Teresa Guasch

son bienaventuradas

 


Mujeres de una grande y profunda fe, que a través de su vida consagrada fueron configurándose con Cristo Jesús, y dieron testimonio fehaciente de compasión y misericordia ante el sufrimiento y el desamparo de tantas niñas huérfanas y abandonadas.

Mujeres de limpio corazón porque a través de una vida hostil, llena de oscuridad y sufrimiento, descubrieron la presencia del Dios amor en las personas y en los acontecimientos, renovando su existencia y volcándose en formar cristianamente a la niñez y juventud.

Mujeres de comunión eclesial, supieron acoger la voluntad de Dios en las decisiones de las autoridades eclesiásticas y le confiaron su obra, reconociendo que Él les acompañaba, de manera providencial, en los orígenes del Instituto.

Mujeres de una rica y fecunda espiritualidad, transmitida a sus hermanas de congregación y a sus colaboradores, marcada por: la oración confiada y humilde en las adversidades, el agradecimiento sincero y constante ante los beneficios recibidos, la petición oportuna a Dios para refrendar su propio camino de seguimiento a Cristo.

Mujeres virtuosas, colmaron su ambiente de: sencillez, humildad, mansedumbre, mortificación y pasión misionera, imitando a Cristo en su confianza al Padre y en su entrega incondicional a la salvación de la humanidad.

Mujeres con rico espíritu discipular y misionero, cargado: de silencio confiado y orante, de cruz amorosa y servicial, de gratuidad precisa y providente, de enseñanza humanizante y cristiana, de itinerancia misionera y testimonial.

 porque su testimonio de vida, su carisma, su misión

y su espiritualidad siguen perdurando en el tiempo

dejando huellas de superación, gratuidad, fe, esperanza y 

transformación en las personas a las que ha llegado

su acción misericordiosa y providente.

Hna. María Jesús Melón, ctsj