martes, 4 de febrero de 2014

VENERABLES MADRES TERESA TODA Y TERESA GUASCH

Las Hermanas Carmelitas Teresas de San José reconocemos la santidad de nuestras Madres Fundadoras Teresa Toda y Teresa Guasch. Su vida fue un acto de confianza en Dios, que las llamó a seguirle de cerca. Se destacaron por hacer el bien a todos, especialmente a la niñez y juventud huérfana y abandonada, a las que dedicaron su existencia y la orientación de sus colegios e internados.

Vivieron su vocación religiosa con radicalidad evangélica. Superaron dificultades familiares, sociales y eclesiales con humildad y paciencia. Dedicaron su vida a soñar un mundo y humanidad diferentes, desde la sencillez, la misericordia y la fe – que mueve montañas y centra en el verdadero compromiso cristiano.

Compartimos, con alegría, el reconocimiento eclesial a nuestras Madres Fundadoras Teresa Toda y Teresa Guasch, por haber vivido en grado heroico las virtudes teologales y cardinales.

El Papa Juan Pablo II, el 19 de abril de 2004, en Roma, declaró, pública y oficialmente, la heroicidad de las virtudes cristianas de la Madre Teresa Guasch y Toda. La Iglesia le da el título de “Venerable” desde esa fecha.

El Papa Francisco autorizó en Roma, el 3 de junio de 2013, la promulgación del Decreto que declara la heroicidad de las virtudes cristianas vividas por la Madre Teresa Toda y Juncosa. La Iglesia la reconoce “Venerable” desde esta fecha.


Con toda confianza, podemos acudir a Dios, por intermedio de las Venerables Madres Teresa Toda y Teresa Guasch, y desde su intercesión ante el Señor pedir las gracias y los favores que estemos necesitando.




Podemos utilizar las siguientes oraciones propuestas en la Congregación:
Dios de la alianza eterna, que has suscitado en la Iglesia a la Venerable Madre Teresa Toda para que, desde su experiencia de esposa y madre maltratada y abandonada, fuese testimonio y signo de tu amor esponsal y fiel. Te pedimos que por su ejemplo e intercesión, trabajemos en la reconciliación de los hombres siendo testigos de tu amor en el mundo, y nos concedas la gracia que te pedimos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
Dios del amor y de la vida, en la Venerable Madre Teresa Guasch, que vio amenazada su propia vida antes de nacer, te has revelado un verdadero Padre y nos has dado pruebas de que no abandonas nunca a tus hijos. Te pedimos que con su ejemplo e intercesión, siendo testigos de tu amor en el mundo, construyamos la nueva civilización del amor, y nos concedas la gracia que te pedimos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Por María Jesús Melón, ctsj


Breve Reseña Madre Teresa Guasch

Teresa Guasch y Toda, nace en Riudecanyes, Tarragona (España) el 28 de mayo de 1848. Los primeros años de su vida experimentó el dolor de ser maltratada y abandonada por su padre.

Recibió en su hogar y en el colegio de la Compañía de María, de la ciudad de Tarragona, una esmerada formación humana y cristiana. Más tarde obtuvo el título de magisterio. Esta formación la ayudaría a orientar cristiana y pedagógicamente los colegios-asilo.

En 1878 funda en Barcelona, con su madre, Teresa Toda Juncosa, la Congregación de Hermanas Carmelitas Teresas de San José, para acogida y educación de niñas huérfanas pobres. La caridad total es el sólido fundamento de la naciente institución religiosa.

El 16 de septiembre de 1883 emite la profesión religiosa, tan largamente deseada, con su madre y dos compañeras más. En esta fecha es nombrada Maestra de Novicias. A la muerte de su madre Teresa Toda la sucedería como Superiora General, cargo que llevaría con sencillez, humildad, mansedumbre, amor y compromiso apostólico.

Durante el tiempo que es Superiora General, la Congregación es aprobada definitivamente por la Santa Sede en 1911; crece el número de religiosas y aumentan considerablemente las fundaciones de nuevas Comunidades.

Falleció en Barcelona el 15 de diciembre de 1917 invocando a Dios y esperando en él.

El Espíritu hizo de ella copia fiel de Jesús, abandonado totalmente al Padre y entregado a los hermanos con amor extremo.

El 19 de abril de 2004, en Roma, es promulgado el Decreto sobre la heroicidad de las virtudes cristianas de la Madre Teresa Guasch, y recibe el título de "Venerable", un paso más en el proceso hacia su canonización.

(Cf Díptico con Oración a las Madres Fundadoras)


Breve Reseña Madre Teresa Toda

La venerable Madre Teresa Toda Juncosa, nació en Riudecanyes, Tarragona (España) el 19 de agosto de 1826. Cuando sólo  tenía 13 años murió su padre.

Como las niñas de su tiempo, Teresa no asistió a la escuela, ni realizó en su juventud ningún estudio especial.


Joven piadosa, de posición acomodada, contrajo matrimonio en 1847 con Antonio Guasch. Sólo tres meses duró la paz en este hogar. Maltratada por su esposo, vuelve a la casa de su madre, Magdalena, donde el 28 de mayo de 1848 nació su hija única Teresita, cuya vida había sido amenazada en el seno materno por su propio padre. El 5 de agosto de 1848 se le concede la separación matrimonial en el tribunal eclesiástico de Tarragona.


Abandona su pueblo natal y se traslada a Tarragona. Se ocupa con esmero en la educación de su hija y aconsejada por el canónigo D. José Caixal, va preparando la fundación de la Congregación de Hermanas Carmelitas Teresas de San José, que llevaría a cabo con su hija, en 1878, para acoger y educar niñas huérfanas pobres.


Con su hija Teresa Guasch y con dos compañeras más, profesan el 16 de septiembre de 1883. Ese mismo día es elegida Primera Superiora General. Idean las Primeras Constituciones y van abriendo los primeros colegios-internados.


Teresa Toda muere el 30 de julio de 1898 en Barcelona, habiendo gastado su vida entera al servicio del Amor. A su muerte deja 7 colegios-asilo funcionando. Su misión por fin es reconocida y loada en la Iglesia.


El 3 de junio de 2013 es declarada "Venerable" por haber vivido con heroicidad las virtudes cristianas. Un paso más en el proceso de canonización de nuestra Fundadora, Madre Teresa Toda.


(Cf Díptico con Oración a las Madres Fundadoras)

sábado, 1 de febrero de 2014

Parábola de las Dos Teresas

¿Cómo os diré qué es el Reino de Dios?

El Reino de Dios se asemeja a dos mujeres solas, abandonadas, sin ningún poder ni prestigio, que tuvieron la osadía de soñar.

Soñaron que, en medio de la gran tormenta que desoló su casa y entre los escombros de su pueblo destrozado por la furia de un viento impetuoso, encontraban una tea que ardía sin consumirse.

Sosteniendo fuertemente la lumbre y, con los pies descalzos, recorrían, en la más completa oscuridad de la noche, todos los rincones desolados, sintiendo otros pies desnudos que las seguían.

Y en la intemperie, la brasa ardiente empezó, con ellas, a expandirse y se transformó en un hogar lleno de luz. Y acudían a él miles de niños que habían quedado solos.

Las dos mujeres abandonadas, sin ningún poder ni prestigio, que tuvieron la osadía de soñar, al despertar vieron al pueblo envuelto con un arco de luz; había pan de trigo y de maíz en cada mano; flores vivas y pequeñas adornaban y alegraban el espacio; y los niños de su sueño, corriendo hacia ellas le decían:¡mamá!

María Lourdes Marco, ctsj