jueves, 5 de mayo de 2016


Soy una joven en acompañamiento vocacional, residente en Uramita (Antioquia).
Recuerdo muy bien el día que llegué  a la comunidad  de las Hermanas Carmelitas Teresas de San José, a la casa de Medellín-Noviciado, buscando continuar el camino que silenciosamente  el mismo CRISTO me ha marcado; pero que gran sorpresa me encontré allí, al escuchar a las hermanas hablar, con sencillez y alegría, de las Madres Fundadoras, sus principios y de ciertos datos biográficos de las mismas; y ni que decir, al observar el retrato donde están representadas las dos, madre e hija fundadoras de esta gran empresa.
No sabría explicar concretamente lo que sentí por que fueron muchos los sentimientos e incluso vi mi propia vida reflejada en estas dos mujeres; y por ello cada vez que leo a Merced de Cristo y algunos textos más de Teresa Toda y Teresa Guasch me parece ya estar escrita mi propia vida; muchas veces me brotan algunas lágrimas al recordar en ellas las situaciones y sufrimientos por los que hemos tenido que pasar mi madre y yo. Pero a la vez puedo comprender muy bien para que ha permitido Dios todo esto en nosotras. Creo que nos tiene para algo muy especial aquí en la tierra y en el cielo; así como lo fueron Teresa Toda y Teresa Guasch que a pesar de su sufrimiento, y de la soledad se mantuvieron siempre fuertes hasta el final, y hoy dejan en el corazón de cada Carmelita Teresa de San José y en la Iglesia un recuerdo que perdurara por siempre.
Mi madre también se ha sentido reflejada en esta gran historia, incluso cada vez se encomienda a estas dos santas y en sus momentos de soledad no hace más que observar y analizar sus vidas mediante algunas imágenes y de lo que escucha sobre ellas.
Gracias a Dios y a la Reina del Carmelo, por encontrar una nueva familia y sobre todo por identificarme con las Madres Fundadoras y con el Carisma que profundizaron con tanto amor y que hoy nos dejan como herencia para que le demos vida con nuestro propio testimonio y entrega.
Puedo afirmar, por todo ello, que la misericordia de Dios es perfecta en mi vida y en la vida de estas dos grandes mujeres: Teresa Toda y Teresa Guasch

Kelly Johana Torres

No hay comentarios:

Publicar un comentario