martes, 10 de agosto de 2021

Las Venerables Madres Teresa Toda y Teresa Guasch son bienaventuradas

 

 

Las Venerables Madres

Teresa Toda y Teresa Guasch

son bienaventuradas

 


Mujeres de una grande y profunda fe, que a través de su vida consagrada fueron configurándose con Cristo Jesús, y dieron testimonio fehaciente de compasión y misericordia ante el sufrimiento y el desamparo de tantas niñas huérfanas y abandonadas.

Mujeres de limpio corazón porque a través de una vida hostil, llena de oscuridad y sufrimiento, descubrieron la presencia del Dios amor en las personas y en los acontecimientos, renovando su existencia y volcándose en formar cristianamente a la niñez y juventud.

Mujeres de comunión eclesial, supieron acoger la voluntad de Dios en las decisiones de las autoridades eclesiásticas y le confiaron su obra, reconociendo que Él les acompañaba, de manera providencial, en los orígenes del Instituto.

Mujeres de una rica y fecunda espiritualidad, transmitida a sus hermanas de congregación y a sus colaboradores, marcada por: la oración confiada y humilde en las adversidades, el agradecimiento sincero y constante ante los beneficios recibidos, la petición oportuna a Dios para refrendar su propio camino de seguimiento a Cristo.

Mujeres virtuosas, colmaron su ambiente de: sencillez, humildad, mansedumbre, mortificación y pasión misionera, imitando a Cristo en su confianza al Padre y en su entrega incondicional a la salvación de la humanidad.

Mujeres con rico espíritu discipular y misionero, cargado: de silencio confiado y orante, de cruz amorosa y servicial, de gratuidad precisa y providente, de enseñanza humanizante y cristiana, de itinerancia misionera y testimonial.

 porque su testimonio de vida, su carisma, su misión

y su espiritualidad siguen perdurando en el tiempo

dejando huellas de superación, gratuidad, fe, esperanza y 

transformación en las personas a las que ha llegado

su acción misericordiosa y providente.

Hna. María Jesús Melón, ctsj

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario